El pasto sintético no requiere riego, lo que representa un ahorro del 100% en agua en comparación a la utilizada en el mantenimiento del césped natural.